Más

Tus labios son nicotina,
¿Para qué fumar si puedo morderlos?
Mis caladas serían solo humo para mostrar que sigo viva,
Señales para que me encuentres, gritos en forma de niebla.

Tus ojos son mi heroína,
La que me salva de no perderme entre la bruma de las caladas sabor amor,
Siempre mi guía V.I.P., mi brújula en la deriva de mi isla encontrada
Césped en verano, árbol de invierno. Siempre verde, porque siempre te lluevo.

Tus dedos la droga más adictiva que,
Aunque no dejen de acariciarme ni un segundo de cada diez,
Aunque me arranquen la ropa día tras día, sin importar que juguemos ya desnudos al ajedrez
Necesito siempre más rápido y más lento, más fuerte y más despacio.

Más de ti, imperativamente,
Aunque no te vayas, aunque nunca te hayas ido.
Más besos, más caricias, más miradas, más sonrisas-
Carcajadas de placer, mariposas de pestañas...

Necesito más de ti, aunque ya me lo des todo
Existiendo, simplemente. Respirando, nada más.
Y si algo que verdaderamente necesito:
Mi vicio, mi droga, es más de mí cuando te bebo, cuando te fumo y cuando te como...

Más de cómo me haces sentir:
Más de estar relajada, más de ser yo, completa.
Más de encontrar partes de mí misma que nunca antes había descubierto sin ni siquiera buscarlas
Más de ser más yo cuando somos dos.

Mi droga está escondida en tus pestañas y es imposible no sonreír al encontrarla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario